Triunfando como Mamá Profesional

2.jpg

Es muy fácil pensar que las mujeres, especialmente las madres tienen todo bajo control: la casa, nuestro trabajo, el cuidado de nuestros hijos, esposo, amigos y nosotras mismas, todo en un equilibrio casi Zen.

En mi odisea de encontrar ese equilibrio entre trabajo-vida personal, siempre hay algo que no logro incluir, que olvido (casos exitosos de mi ‘mommy brain’) o por el contrario que no logro alcanzar.

Basada en lo que sí nos ha servido a Adriana y a mí, he concluido que no hay una fórmula perfecta para encontrar ese añorado "equilibrio". Sin embargo, he notado la diferencia entre sentir que mi día me atropella y sentirme en control de las situaciones que se presentan.

A esto los expertos no lo llaman equilibrio del tiempo personal vs. trabajo, sino más bien la integración de la vida personal con el trabajo. Y me siento completamente identificada.

¿Cuáles han sido esos aspectos que han marcado la diferencia?

Aquí están:

  • Establecer prioridades: Como llegar un poco más tarde a la oficina uno o dos días a la semana y ver a mi pequeño antes de ir a su guardería.
  • Organizar el día y la semana por adelantado: Hacer listas de cosas por hacer me ahorra mucho tiempo. Los pendientes más importantes en la oficina, en mi negocio, en la casa, actividades con mi familia y amigos, y ese tiempo dedicado para mí. (Aún no logro dominar el arte de organizar el menú de la semana, pero se que lo voy a lograr. ¡¡Si tienes algún consejo, comenta abajo…help!!). Mel Robbins recomienda tomar 3 cosas a cumplir durante cada día, a cualquier nivel. Y me funciona: es una excelente medida para sentir que he cumplido parte de mis planes.
  • No ser dura conmigo misma: Si algún aspecto de mi día sale de mis planes, tomo acciones para completarlo en un futuro cercano, o lo converso con alguna amiga o mi esposo. Así esa perspectiva de carga y preocupación siento que se aligera al compartirla. ¡Un vinito o dos también me ayuda mucho! Haha!
  • Delegar: Siempre que puedo, delego la limpieza de la casa, servicios de entrega de comida o la compra semanal en la puerta de mi casa; dejan más tiempo para ocuparlo en actividades con mi hijo y esposo.

La parte de limpiar la casa me recuerda a estas gráficas humorísticas que resumen con gran certeza el ser Mamá:

 Photo: Alice Zhao 

Photo: Alice Zhao 

  • Respirar: Oxigenar mi mente y tomar unos minutos para centrarme.

Mi trabajo envuelve liderar las actividades de Seguridad y Salud Ocupacional en una empresa manufacturera. Adicionalmente, en horas de la tarde, noche y fines de semana - en conjunto con Adriana - creo todo el contenido planeado para nuestras clientes, hago llamadas, envío documentos, emails y artículos de blog, como éste.

Para poder controlar cada elemento, tuve que tomar la decisión que lo que quería hacer y cómo me traería el mayor beneficio.

Esto es lo que hago y considero que, chequeando los siguientes puntos, cualquier mujer y madre puede triunfar en integrar su vida y su trabajo sin sacrificios:

  1. Encontrando un puesto de trabajo flexible. El saber que puedes salir de la oficina cuando te llaman de la escuela (porque tu hijo está enfermo) sin sentirte culpable, te da una sensación de apoyo y paz interna. Te permite concentrar tus esfuerzos y ser más productiva.
  2. Educarte. Leer o escuchar audio libros mientras vas de la casa a la oficina y viceversa, pagar tutoriales en línea, o buscando información significativa permite que tu mente se mantenga en crecimiento y actualizando los conocimientos.
  3. Disfrutar lo que haces. Nada peor que sentirte obligada a cumplir con obligaciones que no te llenan, no son significativas, o que no aportan ningún beneficio para ti.
  4. Conversar abiertamente con tu Supervisor. Comunicar abiertamente cómo tu trabajo esta impactando tu vida personal, y encontrar maneras de compensarlo incrementa tu productividad como profesional y la tranquilidad de dedicarle a tu familia el tiempo necesario. Muchas veces el éxito o no de esta relación puede hacerte concluir si tu posición de trabajo y compañía es la correcta para ti.
  5. Planear y priorizar. Trabajo, comidas, tiempo libre, actividades con tu familia y tu pareja además del tiempo dedicado para ti.
  6. Conectar con otras personas. Compartiendo experiencias y conectando con tus compañeros de trabajo y amistades expandirán tu comprensión de sus puntos de vista y te harán más productiva.

Para terminar, quiero dejarte este artículo de CBC Canada como testimonio de otras madres trabajadoras que triunfan en sus carreras. Nuestra amiga Sabrina Castellanos (@sabrina_cas) junto a otras colegas describen cómo ellas balancean su vida profesional y personal (estamos orgullosas de ti, Sabrina!! :) )

 

Sólo recuerda: no hay una fórmula perfecta. Siéntete bien con lo que a tí te funciona y mejora continuamente. Tú, con tu esfuerzo diario ya triunfaste.

Con amor, Ilia.

Síguenos en InstagramFacebook, o Twitter
Subscríbete a nuestro Newsletter y Blog
Escúchanos en Me Cayó de Perlas!, nuestro podcast en SoundCloudiTunes y Google Play