Estableciendo el Costo de tu Servicio

2.jpg

Cuando se trata de precios, muchas mujeres empresarias luchan al establecer sus precios. ¡Incluso a nosotras nos pasó! Nos llevó algunas sesiones definir cuál sería el valor monetario de cada una de las opciones que ahora ofrecemos a nuestras clientas. El núcleo del tema es que usted amiga, sepa cuán valiosa eres y lo que le ofreces al mundo. Si consideras que está cobrando demasiado, o no deseas aumentar sus precios, podría ser una señal de alerta en la que debas trabajar. Si no ves cuán exclusivo y valioso es el pagar por tu servicio, tus clientes nunca lo pagarán. Entonces, ¿estás cobrando lo suficiente?

Créelo, cree en ti, y cobra por ello con confianza.

Aquí hay algunos consejos simples que te guiarán a través de la tarea de establecer el precio correcto para sus servicios (dejaremos el precio del producto como un tema para otra publicación, ya que otras variables entran en juego):

1. Verifica los conceptos básicos: costos versus precios

Tu precio debe cubrir una parte de todos tus costos. No solo estás cobrando $ 20 / hora porque les paga a tus empleados $ 20 / h, sino que también incluye un porcentaje de tus costos operativos (transporte, sistemas, costos administrativos, servicios públicos, etc.). Cada vez que haga un trato, asegúrete de cubrir todos sus costos.

2. Verifica los precios de tu competencia

Solo necesitas estar al tanto de lo que cobran otras personas con empresas similares. Nunca compitas en precio, ya que esto podría ser contraproducente a largo plazo (tus clientes podrían correr a otro cada vez que aumentes tus precios, y es la situación que ultimámente deberías evitar). Tu competencia real debe basarse en cómo tratas a sus clientes, cuán satisfechos están con el valor único de sus servicios y otros factores que te distinguirán del resto.

3. Conoce lo que vales (créelo!)

Aquí es donde entra en juego la mayor parte de la subjetividad. Cuando tienes un producto, los precios generalmente se establecen como el costo mayorista más el doble del precio para generar un precio base y luego establecer los beneficios calculados. Con servicios, no hay tal cosa.

Amiga, lo más importante aquí podría no ser cuánto tiempo pasas ejecutando tu servicio, sino el valor percibido de ese servicio y su experiencia para tus clientes. Eso es lo que te diferenciará (o no) de la competencia.

Convence a tus clientes, y a tí misma nuevamente de la enorme cantidad de valor que aportas en términos de servicio y calidad. Tus clientes lo sabrán y estarán felices de pagar toda la experiencia.

4. Está dispuesta a escuchar y decir "No"

A menos que sea demasiado caro, siempre habrá clientes que encontrarán demasiado caro tu servicio. Y eso está bien. ¡Ten confianza que eres valiosa!

A largo plazo, ¿preferirías perder a esos clientes ultra baratos y comenzar a establecer una tendencia de regalar tus servicios por menos de lo que valen? Sí, yo tampoco lo creo. Si le das un gran descuento a un cliente, será mucho más difícil fijar un precio alto para proyectos futuros. Por el contrario, un precio más alto puede ayudarlo a cultivar una imagen de prestigio y, en última instancia, a ganar más clientes, y más dólares, a largo plazo.

 

¿Cuáles son sus estrategias al establecer precios? Haznos saber tus comentarios en la sección de abajo. Y recuerda, la conclusión es: te debes a ti misma y a tu empresa ser implacable en la gestión de su estrategia de precios. Cómo estableces el precio de los servicios que vendes, podría ser la diferencia entre el éxito o el fracaso de tu negocio!

 

Ilia.